Primer Adelanto de Bite Club - Rachel Caine

Ola a todos y buenos dias, Esto va para los fans de Los vampiros de Morganville.
Ya está el primer adelanto de Bite Club.
Gracias a Dark Stories y a Daniel Grigori por la traduccion.

Y para las seguidoras de Shane, algunos capitulos van a ser contados desde su perspectiva, asi que atentas.
(solo deseo que tambien haya de Michael quiero saber que hay en esa hermosa cabeza de vampiro)


Claire


Claire miró rápidamente alrededor, y aunque reconoció algunos de esos haciendo las cosas de ejercicio en orden, no vio a Shane o Eve entre ellos. Rodeo una escaladora sin uso y se subió para poder obtener un mejor punto de vista de la clase en curso. Quienquiera que la había usado antes la había puesto en niveles asesinos; tuvo que restarle resistencia casi de inmediato, y así casi pierde a Shane, quien estaba sentado frente a la colchoneta en un ángulo.

Ella lo vio sólo porque él se levantó y caminó hasta el centro de las colchonetas. Usaba su uniforme bien, se dio cuenta, como si él hubiera hecho esto antes. Tal vez sí. Tenía esa mirada, la que ella reconocía al verlo pelear, aunque esas habían sido cosas callejeras más bajas y sucias que peleas de artes marciales. Él no estaba mirando a otra cosa que el hombre frente a él.

Shane era un tipo bastante grande para su edad –amplio de hombros, un poco alto. Y le llevaba por lo menos un pie al hombre frente a él, que parecía congelado a la edad de unos treinta años. El instructor vampiro, Claire pensó. Tenía un pelo largo que había recogido en una coleta.

Se inclinaron el uno hacia al otro formalmente y se acomodaron en una especie de postura, casi reflejándose el uno al otro.

Shane pateo, alto y rápido. El vampiro se agachó y dejo que el impulso de Shane le sacase de posición, y con un económicamente situado y casi tierno empujón, le envió rodando a las colchonetas. Shane rodo y se incorporo con sus manos fuera, dispuesto a defenderse, pero el vampiro solo estaba allí de pie, mirándole.

"Buen ataque", él dijo. "Pero puedo sacarte del camino de una patada. Lo harías mucho mejor acercándote, reduciría mi tiempo de reacción. Es la única posibilidad real que tienes, ya ves. Necesitas recordar cuán más rápido nos podemos mover, y cuán más observadores somos de las cosas como cambios de peso y movimientos de ojos."

Shane asintió, su pelo greñudo ondeando alrededor de su cara dura y decidida, y dio dos pasos rápidos y ligeros para cerrar la distancia. Dio la impresión de que lo hizo, y aunque no aterrizo el golpe, se acercó. La mano abierta del vampiro se detuvo a menos de una pulgada de su rostro.

No se había rendido.

"Eres rápido," dijo. "Muy rápido, y si no me equivoco, muy bien acostumbrado a luchar contra todo tipo de enemigos. Eres joven para estar tan enojado, por cierto. Eso puede ser una ventaja o una desventaja, dependiendo de con quién estás luchando. Y porqué".

Shane volvió a caer en una actitud de espera y no contestó. El vampiro le hizo una pequeña señal de más tiempo, y Shane fue a dar un puñetazo... pero fue una distracción, y esta vez, su patada en realidad golpeó al vampiro en el lado de su rodilla, forzando un cambio en el equilibrio.

El vampiro, sin que pareciera siquiera pensar en ello, se giró y saco a Shane de la colchoneta. Cayó en el piso de madera y en los estudiantes arrodillados como una bola en bolos. Ellos se dispersaron.

Claire lanzo un grito apagado y cogió el mango de la escaladora con más fuerza, resistiendo el impulso de saltar y correr hacia él. Él ya estaba rodando hasta sus pies –más lento que la última vez— y regresó a las colchonetas. Puso su puño derecho contra la palma de su mano izquierda, puso los pies juntos, y se inclinó.

El vampiro se inclinó hacia atrás. "De nuevo," dijo. "Te felicito por ser el primero que en realidad me toque. Ahora ve si puedes hacerme daño." Desnudó sus dientes en una sonrisa salvaje. "Vamos, muchacho. Intenta."

Shane se situó en posición ataque de nuevo, y entonces, muy de repente, no era sobre lo educado de las artes marciales. Él fue todo peleador callejero, y el vampiro no estaba preparado para ello. De hecho, a pesar del vampiro siendo más rápido y mortal, Shane le saco de balance en dos rápidos y bien situados golpes, barrió las piernas debajo de él, y lo envió de espaldas a la colchoneta.

Y no se detuvo allí. Claire lanzo un grito apagado y dejó de escalar (no es escalar en si, como en paredes o montañas, este escalar se refiere a la escaladora, que es una máquina de gimnasio, en la que se imita el movimiento que se hace al subir unas escaleras. N del T) congelada, mientras él se dejaba caer sobre el vampiro, cerrando de golpe las dos rodillas en el pecho del hombre, y fingía embestir una estaca en su corazón. Había algo salvaje en la cara de Shane, algo que recordaba haber visto antes, pero sólo cuando él estaba luchando por sus vidas. Un verdadero y profundo odio.

Shane no se movió. Estaba mirando hacia abajo al vampiro caído, y el vampiro tenía los ojos con él. Entonces, lentamente, se puso de pie, la mano con la estaca invisible cayendo a su lado.

El vampiro rodó hasta sus pies en un fluido y rápido movimiento, manteniendo una sana distancia entre ellos. Miró a Shane por un latido demasiado largo, entonces hizo la reverencia formal. Shane le repitió.

"Tienes un don", dijo el vampiro. No sonaba como un cumplido, exactamente. "Creo que estás demasiado avanzado para esta clase de nivel de entrada. Veme más tarde. Creo que puedes ser adecuado para alguna colocación avanzada. "

Shane se inclinó de nuevo, dio un paso atrás, y tomó su lugar en el borde del piso, arrodillándose.

Una chica rubia delgada se levantó para tomar su lugar, luciendo aterrorizada. Claire no la culpo. Shane había traído un sentido de violencia real a la sala, y eso había conseguido la atención de todos, el sonido de pesas resonando y gente hablando se había silenciado y retrasado, si no detenido.

Claire se dio cuenta de que aun estaba parada en la escaladora, y comenzó a bombear sus piernas de nuevo, sin preocuparle el ejercicio en absoluto, a pesar de que sus músculos de la pantorrilla ya estaban ardiendo. No podía dejar de mirar a Shane. Sólo podía ver una parte delgada de su cara entre los otros, esa que ella sabía que no estaba prestando atención a la chica rubia consiguiendo que patearan su culo –con cuidado— en medio del piso. Estaba mirando al frente, cara fija y quieta, y si la victoria le había dado algún tipo de paz o de triunfo, ella no podía verla.



1 comentarios:

Barby dijo...

Muy intrigante, quiero tener el libro :)

por cierto tienes un premio en mi blog!!!

besos!!!!

Contáctame

Si alguien quiere contactarme o dejar alguna queja o sugerencia. Pueden hacerlo al email: nef_priestess@hotmail.com

Benditos Sean!!

Entradas populares

  © Diseño NHvol2 por JenV/Luz 2011

Back to TOP